Mi foto
San José, Costa Rica
Escritora. Estudiante de Cine. Profesora de Inglés.

martes, 9 de junio de 2009

Yo Ficciono

I
Entonces yo digo que quiero provocar mi propio accidente.
Que parezca una cosa fortuita. Un evento aleatorio. Una combinación de factores ajenos a mi control. Pero que sea estético, provocativo, trágico; orquestado, perfecto.

Pero eso sería fingir. En latín fingere significa mentir.

También significa inventar. Condenar la mentira sería condenar la invención.

¿Eso sería?

La línea que las divide es un juicio moral, y por lo tanto, es también una mentira - pero no le digamos así; mejor decir una interpretación - una subjetividad.

¿Está diciendo que mi mentira podría ser su verdad?

No. Estoy diciendo que su mentira podría ser su verdad.


II
Entonces usted dice que no lo confunda con trabalenguas. “Usted lo que quiere es justificar eso de fingir su propio accidente”.

Es que no quiero fingirlo. Más bien crearlo. Como quién inventa.
(¿Ficción es un verbo? ¿Yo ficciono, usted ficciona? No me suena. Fijo no. De hecho no. Debería serlo, ¿no cree? Para eso inventaron el verbo mentir. Ahora resulta que los verbos se inventaron, como la confusión, dijo esa Miss panameña. ¿Quién? Nada, olvídelo. Yo voy a inventar el verbo ficcionar - es más, ya lo hice: la palabra hace al concepto, eso dicen. Así es más fácil. Suena mejor. Estoy ficcionando.)

Na-ah. Igual estaría mintiendo. Sorry.

Claro. Pero piénselo así: si yo no supiera mentir, no podría hacer literatura.

¡Uy, uy, de lo que nos perderíamos todos! Pff.

Já, no es eso. Es de lo que me perdería yo.

4 comentarios:

Cristobal Serrá J. dijo...

No imagino a ani sin literatura. Siempre, me imagino, que irán juntas de la mano. ;)

. dijo...

Si ficciono, básicamente (y partiendo de lo propuesto en tu post), provocaré la trascendencia inversa: traeré el concepto inteligible a mi existencia corpórea.
Trascendencia inversa.
Inteligibilidad tangible.
¡Está linda la cosa!

PietroB dijo...

Creo que la diferencia entre la mentira y el invento, más que un jucio moral, es una diferencia ideológica, una diferencia de finalidad, es decir el fin de la mentira es un beneficio individual, mientras que el fin del invento es el beneficio colectivo, dicho de otra manera la mentira es capitalista y el invento comunista. Aunque ambos nacen la misma madre, la ficción.

Christian dijo...

"si yo no supiera mentir, no podría hacer literatura."
me encanta...yo creo que la "verdad" es algo espantoso y la mentira embellece mi existencia, Mienta, mienta y mienta, y nunca pare de escribir.