Mi foto
San José, Costa Rica
Escritora. Estudiante de Cine. Profesora de Inglés.

martes, 21 de julio de 2009

Anteojos

Me pasó que en la escuela
después de que insistí desesperadamente
en que no podía leer ningún cartel
y en que siempre me dolía la cabeza
descubrimos que yo tenía miopía
Y de la grave.

Me compraron unos anteojos de pasta gruesa, rojos
Creo que ahora, la gente que me rodea los consideraría al menos bonitos, sino chivas.
y realmente a mí sí me gustaban muchísimo

lastimosamente en esa misma época empezó a salir en la tele Betty la fea
y,
pues
yo era pequeñita
colocha
flaquita
y con anteojos de pasta gruesa
rojos

pasó lo que tenía que pasar,
regla de la naturaleza:
como buenos niños, todos encontraron el parecido


y fue incontenible

la propagación del sobrenombre
y seguidamente la marginidad
sí, sí, así pasa

el bus de la casa era un tormento.
Empecé a sentarme a la par del chofer: los de atrás seguían, y ahora era peor; gritaban.

Recuerdo que mi mamá me regaló su walkman para que no tuviera que escucharlos
Y yo no le hablé a nadie
por un año

- fue el año más callado de mi vida -

también era sexto grado,
y parecía que después de eso no seguía nada


pero yo me decía
un día
me van a salir caderas
un día
voy a ser bonita

Y es que era tan miope que no podía quitarme los anteojos nunca.
Entonces, los majé.
y los despedacé
le dije a mi papá que había sido un accidente
y me compraron otros anteojos


sin marco


pero seguían siendo anteojos
y los seguía odiando

2 comentarios:

Cristobal Serrá J. dijo...

mis primeros anteojos fueron dorados, grandes, ochenteros y tuve a los 8 años. Entiendo el sentimiento. :)

. dijo...

Esto, quizá, explica algunas cosas. O no.